3 Errores que debes evitar al conservar tu jamón

Como buenos amantes del jamón que somos, no podemos evitar daros toda la información que pensamos os va a servir para cuidar al máximo de todos los detalles que envuelven al mundo del jamón. Nos preocupa su corte y su conservación como los que más. Ya que nos parece imperdonable que por una mala conservación no pudierais disfrutar de todo el sabor que ofrece esta exquisita pieza.

Por ello, hoy venimos a contaros 3 errores muy comunes que se suelen cometer a la hora de conservar nuestro jamón y os damos las claves para hacerlo correctamente.

1.-  El tiempo de consumo repercute en su sabor: si compras un jamón para disfrutarlo en casa, ten en cuenta que deberás consumirlo antes de 20 días en invierno, y en 15 días en verano (a causa de las altas temperaturas la conservación es más complicada). Esto es importante porque en el caso de que hayas empezado a cortarla, debes tener en cuenta el tiempo de consumo, pues a mayor tiempo mayor posibilidad de que se seque la carne y afecte a su maravilloso sabor. Y no queremos que eso pase, ¿verdad?

como conservar tu jamón

Fuente: www.jamonlovers.es

2.- Guarda tu jamón en un lugar fresco y seco: ten en cuenta que cuando termines de cortar jamón, debes dejarlo en un lugar adecuado para evitar que se oxide con mayor rapidez. Si tienes despensa o bodega en tu casa éstos serían buenos lugares donde almacenar tu jamón. La temperatura ideal de conservación es de 17 – 25 grados, nunca superar esta temperatura.

3.- Cubre tu jamón antes de guardarlo: es importante que una vez hayas acabado de cortar el jamón para consumir ese mismo día lo tapes adecuadamente. Existen diversas maneras para tapar el jamón y así evitar que se seque la carne y se oxide la grasa de las partes laterales. A continuación te damos diversas opciones:

  • Aprovecha las lonchas de grasa que te recomendamos guardar al empezar a cortar tu jamón. Pues estas lonchas al estar en contacto con la parte que queda descubierta lo protegen de la oxidación y mantienen la jugosidad de la carne.
  • Otra opción es colocar un trozo de papel film justo en la parte que queda al descubierto. Recuerda no tapar todo el jamón con film, pues éste debe “respirar” y podría desencadenar resultados no deseados.
  • También puedes tapar tu jamón con un trapo de cocina (de algodón) limpio y opaco, porque es imprescindible que protejamos la pieza de la luz a parte de las altas temperaturas y los ambientes húmedos.
  • También son una buena opción el papel envoltorio anti-grasa o el cubrejamón personalizado que podrás encontrar en nuestro catálogo on-line y comprar fácilmente a través de nuestra tienda on-line.

Recuerda estos 3 consejos que te damos en este post, de este modo estamos seguros de que tu jamón estará perfectamente cuidado y protegido del mal que le pueden hacer la luz y la intemperie. Todo ello es beneficioso para que puedas disfrutar al máximo del sabor y de las propiedades que nos aporta este manjar tan fantástico.

¡Bon Appetit!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *